No es necesario ser un diplomado o doctorado.


No es necesario ser un diplomado o doctorado en ninguna materia medica o científica, para poder demostrar el hecho dramático de la realidad  que acontece en los mataderos de todo el mundo diariamente, por el mero hecho de sostener el concepto de que si no se  come carne no se puede estar sano.
El hombre moderno, ya descontrolado, con su obsesiva sociedad de consumo y su obsesiva ambición de producir, representado en una gran parte por las industrias alimenticias, el gobierno en general, entre otras cosas, debería abrir sus ojos, agudizar sus oídos y ampliar su conciencia al respecto.
La enorme inercia del colectivo consumista que se ha multiplicado en los últimos 50 años por 100, equivale al deseo erróneo de prosperidad y evolución.  
Por desgracia bajo ese erróneo  afán de prosperidad y evolución se esconde el hecho y la  cruda realidad de que el ser humano está atravesando un periodo de “locura”, en el que el sentido común, la conciencia, la sensibilidad, el respeto, y porque no la lógica,
Han quedado enterrados por una densa y hasta a veces monstruosa capa egotica.
No es necesario ser diplomado o doctorado en ninguna materia medica, o científica para demostrar que cualquier ser humano, puede y debería ser capaz de existir en condiciones de buena salud, sin la creencia y necesidad aprehendida de tener que matar a otros seres para vivir y estar sanos.
Mientras el hombre de hoy siga distraído y entretenido con acontecimientos superfluos, vánales, y de instinto competitivo especialmente, no existirá el sagrado momento para que la fuerza de la unidad, puesta al servicio de la conciencia, pueda actuar y abrir un nuevo camino en beneficio de sí mismo y de las nuevas generaciones venideras.